Por qué nunca debes tirar la anilla que arrancas de una botella de aceite

De la garrafa directamente, de botella de cristal, de plástico, en spray... formatos para comprar aceite existen mucho y muy variados, y dependiendo de la cantidad de este oro líquido que consumas en tu día a día, seguramente que eliges uno y otro.

Si eres de los que les gustan los alimentos a la plancha y el aceite lo tienes casi de manera residual por casa, es probable que el formato spray sea el que más se adapte a tus necesidades como aliñar las ensaladas o hacer unos filetes a la plancha.

En el caso de que o fritos sea tu pasión, seguramente tu formato más óptimo para comprar aceite es la garrafa de cinco litros. No es demasiado cómoda de usar, pero para ello seguramente tengas una aceitera que ir rellenando a demanda.

Si estás a caballo entre estos dos extremos, seguramente lo que encontremos si abrimos los armarios de la cocina de tu casa sea la botella de litro de aceite, mucho más manejable que la garrafa. ¿Cuál es el problema? Que seguramente consideres este formato tan manejable como para no tener que estar rellenando una aceitera de vez en cuando, pero cuando intentas echar solo un chorrito para aliñar una ensalada, por ejemplo, se te vaya de las manos y termine cayendo más aceite de lo deseado.

Aunque no lo hayas descubierto aún, las botellas de litro de aceite tienen un dosificador en la anilla que retiramos al estrenarla. Toma nota de cómo debes usarlo correctamente.

Darle la vuelta a la anilla

Tú también tiras la anilla que quitamos de la botella de aceite cuando la estás abriendo pensando que es un precinto de seguridad, confiésalo. Pues, además de conservar el producto en perfecto estado, este elemento tiene otra utilidad.

Como nos muestra la cuenta de Instagram 'Cucinare', se trata de un dosificador incorporado. Solo tenemos que retirar la anilla, darla la vuelta y encajarla de nuevo en la boquilla de la botella. Fácil, ¿no? Dicen por ahí que ningún día te acostarás sin aprender algo nuevo.