‘Pumpkin spice latte’, la historia del café que más triunfa en otoño

IKER MORÁN

Pumpkin Spice Latte

Hace no mucho, oír hablar de café con calabaza nos parecía una de esas guarrindongadas bastante locas. Pero últimamente -al menos para los fans de Starbucks- el otoño no empieza hasta que el ya famoso Pumpkin Spice Latte se pone a la venta.

Una bebida estacional que aunque ya tiene más de 15 años -se lanzó al mercado en 2003 en Estados Unidos-, a España llegó hace relativamente poco, en 2014. Y lo de que es un éxito no es una forma de hablar porque, según nos explican los responsables de esta cadena de cafeterías, solo en España entre septiembre y octubre se venden más de 200.000 de estos cafés con calabaza especiada.

Se sirve en versiones caliente o fría y con bien de nata por encima. ¿La receta? Secreta, claro, aunque nos dan alguna pista: café, canela, un toque de nuez moscada, nata y pastel de calabaza. No, ligero digamos que no es. Y apto para amantes del café de especialidad y puristas tampoco.

Calabaza especiada

¿Podemos hacerlo en casa? Podemos intentarlo. De hecho ya lo hicimos, y aunque el resultado no estaba nada mal, no se parecía demasiado al de Starbucks, aunque también es verdad que llevaba bastante menos azúcar.

Según nos cuentan, el origen de este café tan otoñal fue -como ocurre tantas veces- fruto de la casualidad. Alguien que había comido calabaza tomó después un expreso y descubrió que aquella mezcla podía funcionar.

La idea llegó al Liquid Lab de la compañía en Seattle y poco después de allí salió el que se ha convertido en uno de los cafés más populares de la marca.
No hay que olvidar que, al menos en Estados Unidos, -y ya sabemos que todo acaba llegando- la pasión por la pumpikin spice no es nada nuevo. Y es que esta mezcla de especias -que se usa tradicionalmente para el pastel de calabaza y se vende ya lista- no es más que canela, jengibre, clavo, nuez moscada y pimienta.

Efectivamente, se usa para la calabaza y tiene nombre de calabaza pero no lleva calabaza. De hecho, cuantan las malas lenguas que hasta 2015, y solo tras las protestas de algunos consumidores, la receta original del este café de Starbucks no contenía puré de calabaza, y que se añadió posteriormente.

En cualquier caso, un auténtico fenómeno cafetero, por mucho que para muchos esta bebida no merecerá la categoría de café. Lo que está claro es que en algunos lugares el Pumpkin Spice Latte marca el comienzo del otoño que, por cierto, cada vez empieza antes en Starbucks. Se ve que el cambio climático en este tema funciona al revés.